sábado, 27 de septiembre de 2008

HELP!!!!


¡AUXILIOOOO!
Parece decir esta pequeña casita tradicional de madera, asfixiada entre dos monstruos de concreto que le han quitado toda luz y aire.

No pongo la fachada principal porque simplentente no se ve desde la calle, ya que se ingresa mediante un estrecho callejoncito. Es increible a lo que llega la especulación inmobiliaria. ¿Qué calidad de vida se puede tener viviendo allí?


Esta casita queda al frente del Museo Nacional de Arte, en Osaka, obra del arquitecto argentino César Pelli, quien no, no creo que jamás se haya pecatado de que esta casita existía.

2 comentarios:

Hormiguita dijo...

WOW!!Esto me parece increible pero a la vez tan familiar... aquí en Lima podemos ver que a diario se derriban alguna casona para luego constrir un multifamiliar encima.. HORROR!!! Esto del boom inmobiliairo esta haciendo perder el caracter a la ciudad...Publicare pronto el registro d esto!Un beso bye

Carlos Zeballos dijo...

Hormiguita
Disculpa que te conteste recién, si, tienes razón es una pena que no se respete el patrimonio.
Gracias por escribir... saludos!