jueves, 2 de agosto de 2007

AQUELLA NOCHE DE MI...CHAEL

Una de las cosas que más celebro es la actitud japonesa de incluir a extranjeros dentro de sus actividades académicas y culturales. De hecho, el laboratorio, universidad o actividad que invierta en incluir más gente de otros países gana más prestigio.

En tal sentido, recuerdo que, allá por noviembre del 2003, unos amigos japoneses me invitaron a participar en un coro internacional, entonando las canciones Heal the World, de Michael Jackson y la canción japonesa Hana, una melodía tradicional de Okinawa. Previamente, estudiantes de diversos países ejecutarían presentaciones típicas de sus lugares de origen. Un show que sería además televisado.

- P..p..pero yo no sé cantar... repliqué
- No importa, estarás en un coro y nadie se dará cuenta - me dijeron.
- Pero, en serio, canto horrible, no canto ni en la ducha y corro el riesgo de ser deportado por daños y perjuicios a la moral pública si canto... insistí.
- No te preocupes, el público japonés es muy amable. Además te van a dar una buena propina.
- ¡En ese caso me anoto! - asentí (sí, es una vergüenza lo poco consistente que soy con mis principios y como me vendo tan fácil por un plato de frejoles... en fin, todo sea por el arte)
- ¿Y no hay algo más que sepas hacer? ¿Tocas algún instrumento, bailas alguna danza tradicional de tu país? - preguntaron
- Baile tradicional, no sé... indiqué - pero en mis tiempos mozos solía imitar a Michael Jackson.
- ¡A ver, a ver! - inquirieron curiosos.

Entonces desenpolvé mi mejor moonwalk y me aventuré a dar algunos pasitos, con lo cual los organizadores quedaron convencidos.

Comencé a construir, entonces, castillos en el aire. Sabía de la legión de fans que Jackson tiene en Japón, por lo que me imaginaba que podría hacerme un billetito extra haciendo algunas presentaciones por aquí y por allá. Invertí, por ende, en mi sombrerito tipo ganster y en mis guantes blancos de taxista para el atuendo del rey del pop.

Grande fue mi sorpresa cuando dos días antes de nuestra presentación, la noticia de la captura de Jackson por molestar a un menor y la foto del pop star arrestado estremecieron los medios del mundo.


Y he de decir que si ahora, a dos años de haber finalizado el juicio a Michael Jackson en el que el jurado lo declaró no culpable por unanimidad, aún ahora la gente tiene una imagen de Jackson como de un molesta-niños; en esa época, apenas estalló el escándalo al pobre Jacko la gente le había puesto una soga encima.

Pero más grande fue mi sorpresa cuando me dijeron que, a raíz de ese acontecimiento, mi presentación quedaba cancelada. What?! Estuvimos media hora discutiendo con el organizador y director, mientras trataba de convencerlos de que YO no era Michael Jackson, que una cosa muy diferente es la vida personal de un artista y otra sus capacidades en el escenario, que nadie duda que Jackson es un excelente bailarín y que de eso se trataba el festival, de mostrar expresiones artísticas, bla bla bla... Tras mucho discutir, me concedieron 1 MINUTO, mientras otros números duraban hasta 15... en fin, peor es nada...

Pero ahora, cómo lo anunciamos?- me decían los presentadores, un amigo camerunés y una chica rusa.
¿Y si decimos que Michael se escapó para presentarse en Kyoto? bromeaban. Al final llegamos a una solución muy diplomática.

En el momento de mi "número" (decimal, por cierto) me hicieron subir con ellos al escenario, yo con mi terno y mi sombrero, como si fuera un presentador más... yo alcancé a atisbar la primera fila del público (aquellos que podrían tirarme tomates) y eran puras viejitas... Dios mío, ya me fregué- pensé.

Luego soltamos un rollo de que "las manifestaciones artísticas son expresiones de los pueblos y debemos ser tolerantes, etc." Además, dijo mi amigo, cada quien tiene algo especial que ofrecer a los demás.
- A ver Carlos san, ¿tú tienes algo especial que mostrarnos?
- Sona koto ga arun desu (si, tengo algo)

Entonces, ante la curiosidad del público, me quité el saco, y saqué un guante blanco que tenía oculto en el sombrero. Cuando todo el mundo esperaba que yo hiciera un número de magia, comenzó a tocar la inconfundible batería de Billie Jean.

Al principio escuché unas risitas nerviosas del público, perplejo, que luego se enganchó y tuvo una respuesta increíble.


Bueno, sí, les gustó. Tanto así que luego de mi actuación, una viejita, la señora X-mura, me dijo:
Acabo de divorciarme, no quieres salir conmigo?
¡GULP!

El concierto terminó sin contratiempos y creo a la gente le gustó el espectáculo, aunque resultó paradójico cantar Heal the World mientras Michael estaba en la cárcel...

Eso sí, mis sueños de gloria, mis giras y presentaciones jamás se hicieron realidad... ni siquiera para animar fiestas infantiles... ¡PLOP!

4 comentarios:

Camiseta Personalizada dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso.(If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada.If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

Carlos Zeballos dijo...

Muito obrigado mais eu penso que esto é spam

Giancarlo dijo...

¡Jajajajajajajajaja
jajajajajajajajaja!!!

ARQUICOMPUEDU dijo...

Tu mejor que nadie sabes que esa navidad de Michael NOEL fue muy celebrada en AQP, ya tengo algunas reservas para tu proxima presentacion, cuando ud lo decida mi amigo